picnic art project

PUBLICACIONES

LA INERCIA DE LO INMOVIL

GUSTAVO SORIANO

Si entendemos por inercia la capacidad de un objeto para conservar su estado de movimiento, puede resultarnos incorrecto el título de este texto; sin embargo si consultamos el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, comprobaremos que la inercia realmente es la propiedad de los objetos de no cambiar el estado en el que se encuentran, ya sea en movimiento o en reposo; y continúa especificando más abajo: rutina, desidia.

Yo creo que cualquiera de los lectores que transiten por estas líneas, han escuchado de sus interlocutores, en las conversaciones cotidianas, las quejas y reproches sobre la inactividad cultural, social y comercial que existe en la provincia de nuestro país.

Sin embargo, pocos son realmente quienes estas conversaciones les han hecho mirar en una perspectiva de 180 grados y se han dado cuenta de la enorme desidia que existe en los jóvenes. Quienes se sientan atrás de una mesa de conferencias, frente a un buen número de sillas en renta vacías, han comprendido que, en la prioridad de las nuevas generaciones, no existen expectativas.

Por tanto, los jóvenes que radican fuera de la capital, no solo se encuentran en desventaja en el número de oportunidades y recursos educativos o laborales, sino que el panorama es mucho peor, pues la desigualdad que existe, radica en la mentalidad perdedora de los provincianos; en su propia raíz.

Poco sirven, entonces, los esfuerzos externos para permear las culturas locales, si estas se encuentran herméticas al cambio y reacias al movimiento; de ahí que, previo al flujo de información, es necesaria la concientización de que el verdadero problema está en la disposición por el aprendizaje, más que en el aprendizaje mismo.

Lo anterior llevado al absurdo, significaría intentar ofrecer un plato de alta cocina a un anoréxico recalcitrante. De ahí que, la solución no esté en ofrecer un gran bufet, sino en provocar el apetito para disminuir la desnutrición de los invitados.

  1. Suficientemente interno. Paulatinamente concreto. ¿Como invitas a comer a alguien que no tiene hambre hombre? Una pregunta espectacular en estos tiempos en que pareceria que todo esta tan a la mano…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: